Molt bé!

El divendres passat al grup de criança conscient que porto a Barcelona es va parlar del vici que tenim molts adults en aplaudir qualsevol acte que fan els infants i que a nosaltres ens sembla divertit, astut, intel·ligent o simplement que ens agrada.

Que bé que estàs menjant!
Molt bé! Quin salt més gran!
Uau, quin dibuix més bonic.
La mare està molt contenta perquè has fet un pipí al wc.

Són frases molt utilitzades i a priori sembla simplement un reforç positiu.
Ja hi ha molts estudis que parlen de la poca efectivitat dels càstigs i de les conseqüències negatives que poden tenir en els infants, però encara trobo poca informació sobre com de nociu pot ser donar-los premis quan fan alguna cosa que l’adult considera ben feta, ja siguin regals, llaminadures, o aquests elogis que els fan saber que tenen la nostra aprovació.
No hi ha cap dubte que els infants, i els adult també, necessitem sentir-nos motivats, rebre amor i sentir-nos valorats, però amb el elogis cap als petits s’ha d’anar en compte.

Perquè el “molt bé!” no és tant positiu com sembla?

Quan estàs valorant una acció d’algú decidint si està ben fet o mal fet, estàs jutjant des de la teva perspectiva. Un adult es pot sentir afectat per la nostra crítica però ho pot racionalitzar, l’infant, accepta com a veritat absoluta allò que diuen els adults que l’acompanyen i així és com creen la seva escala de valors. Per tant, inconscientment, estem manipulant la seva manera de veure la vida. Aquesta manipulació ens pot portar a una reacció immediata positiva i que l’infant s’esforci molt per a repetir aquella acció que ha portat a la mare o el pare a admirar-lo, ja que en la primera infància tenim molta necessitat d’aprovació, però s’ha d’anar en compte de no crear-los dependència a aquesta aprovació de l’adult. Que comencin a actuar únicament per a fer-nos contents.

A més a més, dins de l’aprenentatge de l’infant hi ha una part molt important que és el sentir l’alegria i la joia d’haver aconseguit alguna cosa i també la frustració quan no és així, però quan nosaltres ens avancem a aquestes emocions valorant amb un “ben fet” o “mal fet”, estem dient-los com s’han de sentir

Això pot portar-los a perdre el plaer i l’interès per a les seves pròpies gestes i comencen a actuar per aconseguir el premi, així és com quan som adults la majoria de nosaltres acabem treballant pels diners i no pel plaer de fer la feina ben feta.

I com podem actuar doncs quan ens ensenyen coses (“mare, mira que faig”) i ens demanen la nostra opinió?

Alfie Kohn (YOUNG CHILDREN Septiembre 2001) en el seu article Cinco Razones para Dejar de Decir “¡Muy Bien!” dóna alguns consells que jo procuro portar a la pràctica i que vull compartir:

¿Y qué podemos decir cuando los niños hacen algo impresionante? Considere estas tres posibles respuestas:

No diga nada. Algunas personas insisten en que un acto servicial debe ser “reforzado” porque, secreta o inconscientemente, ellos piensan que fue una casualidad. Si los niños son básicamente malos, entonces se les debe dar una razón artificial para ser buenos (a saber, recibir una recompensa verbal). Pero si este cinismo es infundado-y muchas investigaciones sugieren que lo es-entonces los elogios no serían necesarios.

Diga lo que vio. Un enunciado simple, sin evaluación (“Te pusiste los zapatos por ti mismo” o incluso solamente “Lo hiciste”) dice a su hijo que usted se dio cuenta. También le permite a él sentirse orgulloso de lo que hizo. En otros casos, puede tener sentido hacer una descripción más elaborada. Si su hijo hace un dibujo, usted podría ofrecer unas observaciones –no un juicio-sobre lo que usted ve: “¡La montaña es inmensa!” “¡Hijo, de seguro usaste mucho color morado hoy día!”
Si un niño hace algo cariñoso o generoso, usted podría atraer su atención sutilmente hacia el efecto de esta acción en la otra persona: “¡Mira la cara de Abigail! Ella parece muy feliz ahora que le diste un poco de tu comida”. Esto es completamente diferente a un elogio, en el que el énfasis está en cómo usted se siente acerca de la acción hecha por su hijo.

Hable menos, pregunte más. Incluso mejores que las descripciones son las preguntas. Por qué decirle a él qué parte de su dibujo le impresionó a usted cuando puede preguntarle qué es lo que a él le gusta más de su dibujo? El preguntar “Cual fue la parte más difícil de dibujar?” o “¿Cómo hiciste para hacer el pie del tamaño correcto?” es probable que alimente su interés por el dibujo. Decir “¡Muy bien!”, como lo hemos visto, puede tener exactamente el efecto contrario.

Esto no significa que todos los cumplidos, todos los agradecimientos, todas las expresiones de gusto sean dañinas. Debemos considerar los motivos por los que los decimos (una expresión genuina de entusiasmo es mejor que un deseo de manipular el futuro comportamiento del niño) así como los efectos verdaderos de decirlos. ¿Están nuestras reacciones ayudando al niño a percibir un sentido de control sobre su vida—o de buscar constantemente nuestra aprobación? Están estas expresiones ayudándolo a volverse más entusiasta en lo que está haciendo por derecho propio, o convirtiendo en algo que él solo quiere hacer para recibir una palmada en la espalda.
No es cuestión de memorizar un nuevo guión, si no de tener presentes nuestros objetivos a largo plazo para nuestros hijos y estar alerta sobre los efectos de lo que decimos. La mala noticia es que el uso de refuerzos positivos no es realmente algo positivo. La buena noticia es que usted no tiene que evaluar para poder motivar.

Anuncios

2 pensamientos en “Molt bé!

  1. Pingback: Molt bé « fentpensantdient

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s